PORQUE TÚ IMPORTAS…

Nuestra cultura entrega muy poco apoyo y reconocimiento al trabajo real y vital que supone la crianza. Nos encontramos criando solos, con una serie de mandatos sociales y con altos niveles de auto exigencia y culpa. Porque estamos convencidas que esto puede y debe cambiar ahora, ya que como padres merecemos tener el mejor y mayor apoyo posible en esta desafiante, pero maravillosa tarea es que quisimos traer la luz de Hand In Hand parenting a nuestro país creando Hand in Hand Chile.

¿QUÉ ES?

Hand in Hand Chile es un espacio creado para ti y para todos los padres y madres de niños (entre 0 y 10 años) que, al igual que nosotros, están convencidos de que para criar nos necesitamos todos; aquí nos acompañamos, reconociendo la sabiduría que cada uno tiene para criar a sus hijos. Los distintos servicios que ofrece el programa buscan ayudarte a cultivar tus vínculos familiares.
Utilizamos herramientas simples, novedosas y probadas internacionalmente, que en forma práctica aterrizan el cómo fortalecer diariamente la conexión padre e hijo y el cómo ayudar a nuestros hijos a superar las distintas dificultades que pueden estar experimentando (dificultades con el dormir, con la comida, rivalidad entre hermanos, agresión, miedos entre tantos otros). Todo esto en concordancia con los últimos aportes de las Neurociencias, Teoría del Apego y Teoría del Juego.

NUESTRA MISIÓN Y VISIÓN

Con que Soñamos

Misión

Soñamos con un mundo compuesto por familias que se aceptan y aman en su totalidad. Con padres que, al estar bien sostenidos, responden afectuosamente a las necesidades, miedos, deseos y sueños de sus hijos. Que, porque poseen una fina comprensión de cómo escuchar y conectar con sus niños, están aportando al mundo con personas creativas, involucradas y conectadas, que se saben amadas y aceptadas, que sin duda transformarán el mundo.
En HIH, sanamos la sociedad una familia, una comunidad a la vez.

Visión

Nuestra misión es apoyar a padres y madres con herramientas, habilidades y los insights necesarios para construir las conexiones sentidas que tanto padres como niños necesitan para ser la mejor versión de sí mismos.